Viajar De Forma Sustentable: 20 Maneras De Ser Un Viajero Sustentable


This post may contain affiliate links. Please read our disclosure and privacy policy for more information.

Cuando pensamos en viajar de manera sustentable, pensamos en un movimiento de viajeros respetuosos que habitan en el limbo entre buscar mayor profundidad en los viajes y a la vez interesarse por el planeta y las personas. Este es un viaje de consciencia y decisiones de viaje que apuntan a respetar y a proteger el ambiente local, la cultura y la economía. Estos 20 consejos sobre cómo ser un viajero más responsable, se pueden aplicar cada día… ya sea para tu próximo viaje o como en casa.

Consejos de viaje sustentables para proteger el medio ambiente
Maravillado con la madre naturaleza en el trekking Huayhuash en Perú.

Viajar tiene un tremendo potencial. Para el viajero, le ofrece un camino hacia la experiencia, la educación y la transformación personal. Para las comunidades locales, les provee de una forma de acceder a un beneficio económico y a un intercambio cultural. Es esa mágica “ecuación viajera” que, entre otras cosas, primero nos inspiró a renunciar a nuestros trabajos y salir a la ruta hace más de diez años, y que aún hoy nos alienta a continuar viajando, explorando, aprendiendo y compartiendo.

De todas formas, el desarrollo de la industria de turismo no es siempre color de rosas. Con el pasar de los años, hemos visto nuestra cuota de desarrollo turístico voraz y los efectos acumulativos de acciones individuales impulsivas que conspiran a hacerle daño a la cultura local, la economía y el medio ambiente.

Tristemente, el sobreturismo domina las cabeceras mientras que más y más destinos y ambientes sienten los impactos negativos y la presión del exceso de visitantes. La conscientización de la “carga invisible” del turismo, está en aumento.

Entonces ¿qué puede hacer el viajero? El cínico dice que nada, el esperanzado dice que mucho. Y es ahí donde entra en juego viajar de manera sustentable.

Aprender una nueva habilidad – Iniciativa Zikra, Jordania
Aprendiendo nuevas habilidades de las mujeres de la iniciativa Zikra en Jordania.

Primero, hay un proceso. Nos gustaría pensarlo como una cadena que empieza por los principios fundamentales de cada uno. Toma algunos de esos con una consciencia que va en evolución y un proceso de toma de decisiones informadas, y ya tienes una plataforma para tomar acción. Reconoce tu derecho a elegir, vota con tus pies, ejerce el poder de tu cartera y aprecia que tus acciones – no importa cuán pequeñas – tienen consecuencias. Micro cambios hacia macro diferencias; a lo largo del tiempo esto genera un cambio.

¿Pero qué significa todo este palabrerío a un nivel personal? ”, te preguntarás.

¿Qué significa esto en términos de acciones simples que todos podamos tomar en nuestro próximo viaje? En otras palabras ¿qué significa ser un buen viajero global? ¿Alinear tus valores y tomar en consideración a este mundo y a su gente con tus decisiones de viaje y tus gastos?

Aquí hay algunos consejos para viajar en forma sustentable que abordan consideraciones culturales, económicas y medioambientales, y que hemos recolectado a lo largo de nuestros viajes.

Advertencia de falibilidad humana: Piensa en lo siguiente como sugerencias – no como estrictas reglas, sino como guías para suplementar tu capacidad de juicio.

Nota: Este artículo fue originalmente publicado en Abril del 2012 y actualizado el 5 de Junio de 2019 con más consejos de viaje sustentable, ejemplos y recursos.

Consejos de Viaje Culturalmente Responsable

1. Primero recuerda que eres un visitante.

Ingresa teniendo respeto por tu país anfitrión y su gente, y demuestra esto a través de tus acciones y tu compromiso. A cambio, maximizarás las chances de ser tratado con amabilidad.

2. Vístete con respeto.

Si tienes dudas, inclínate hacia el lado de más ropa, menos piel. Vestirte apropiadamente no sólo te ayuda a encajar, sino que también reduce tu posibilidad de ofender. Recuerda que este es su país y su hogar, no el tuyo. Comprar y usar ropa local (por ejemplo, un pañuelo o un conjunto de ropa del estilo local) puede ayudarte a encajar. Incluso puede que impulse algunas conversaciones.

Audrey y una vendedora con pañuelos coloridos - Ashgabat, Turkmenistan
Audrey se vincula mientras compra pañuelos en Turkmenistán.

3. Libera a tu niño interior.

No tengas miedo de mostrar tu curiosidad cuando viajes. Hacer preguntas no solo sacia tu curiosidad y te ayuda a aprender más sobre el lugar que estás visitando, sino que también abre una puerta de intercambio e involucramiento con la gente local. Considera empezar simple, con tópicos no muy amenazantes como la comida, los mercados y los niños (edad, nombres, etc.) y puede que te encuentres con una conversación que derive en la familia, la vida, la política y más.

4. Utiliza lenguaje corporal abierto.

Sonríe, sé educado, sé cortés. Estos simples actos y su espíritu pueden llevarte lejos. Con respecto a la sonrisa, no promovemos falsas y tontas muecas, pero una sonrisa genuina logra una primera impresión positiva; puede ayudar a promover la buena voluntad, especialmente cuando no compartes el idioma hablado. Recuerda que más del 50% de la comunicación es no verbal.

Mujeres riéndose en el mercado - Nukus, Uzbekistan
Sonrisas y risas uzbekas en el mercado.

5. Aprende por lo menos algunas palabras en el idioma local.

Aún si te consideras una causa perdida con respecto a los idiomas extranjeros, trata de retener al menos 4-5 palabras clave en el idioma local que puedas utilizar para saludar a las personas, para pequeñas sutilezas y para ordenar comida cordialmente. Las tres más importantes (hola, por favor y gracias) son un buen punto de partida. Nosotros también intentamos aprender una palabra extravagante que vaya a descolocar a la gente, hacerla sonreír y comenzar un diálogo.

6. Toma consciencia sobre cuestiones del bienestar de los niños y actúa responsablemente con los niños locales.

Hace muchos años, cuando viajamos por África del Este nos vimos confrontados repetidamente sobre cuál es la mejor o la forma más responsable de actuar cuando se trata de cuestiones como niños mendigando en la calle , visitas escolares, hacer voluntariados en orfanatos , o fotografiar a niños locales. Lo que rápidamente nos dimos cuenta es que algunas acciones que los viajeros (así como las compañías) consideran como “ayuda”, pueden tener consecuencias negativas no intencionales para esos mismos niños. Es por eso que tomar consciencia y educarse sobre el bienestar de los niños cuando viajas es tan importante.

7. Pide permiso antes de tomar fotografías a locales.

Esto puede sonar evidente u obvio, pero hemos visto muchos momentos en los que un viajero pone su cámara en la cara de otra persona para sacarle una foto sin siquiera interactuar con él o pedirle permiso. No seas esa persona.

Esto deshumaniza todo el proceso fotográfico y crea aún más barreras entre los viajeros y la gente local. En cambio, interactúa y pide permiso primero. Si no hay un lenguaje en común, entonces utiliza señas para comunicar que te gustaría tomar una foto de esa persona. Si tienen un lenguaje en común, entonces explícale por qué te gustaría tomarle una foto. Por ejemplo, explícale que no existen mercados como ese en tu país de origen o que quisieras mostrarle a la gente de tu hogar imágenes de ese país.

Puede que tome un poco más de tiempo, pero tu retrato y fotografía de la gente va a ser mucho mejor ya que va a haber una conexión humana y un recuerdo.

Consejos de Viaje Económicamente Responsable.

8. Come local. Hospédate local.

Apoya a los negocios locales. Cuando viajes, maximiza la probabilidad de que la gente local se beneficie económicamente de tu visita.

Lecciones de cocina, estilo Benarés
A veces, comer local se convierte en ¡cocinar local también!

Esto no significa que deberías evitar negocios que son propiedad de extranjeros, pero intenta determinar si estos establecimientos contratan personal local y están involucrados con la comunidad. Es importante resaltar que algunos negocios con dueños extranjeros (especialmente los más pequeños) están ahí porque un extranjero se enamoró del lugar y espera quedarse y contribuir.

9. No gastes todo tu dinero en un solo lugar.

Considera apoyar una variedad de restaurantes y negocios para extender el beneficio económico de tu visita alrededor de la comunidad. Un bonus añadido de este enfoque es que te permite tener variedad, así como te da la oportunidad de probar diferentes comidas e interactuar con diferentes personas.

10. Cuando se trata de souvenirs y artesanías, intenta comprar en forma directa.

Comprar souvenirs directamente del artesano o de una cooperativa pone más dinero en las manos del artesano, en lugar de las manos del intermediario. Busca mercados de artesanos donde puedas comprar directamente del artista. Busca negocios de cooperativas que sean transparentes en lo que respecta al porcentaje de venta que va a los artistas. Particularmente, cuando se trata de cooperativas de comercio justo, la calidad de las obras es usualmente más alta, así como tu cuota de satisfacción.

Mercado indígena de artesanos en la plaza central – Cuzco, Perú.
La plaza principal de Cuzco el primer Domingo del mes. Compra artesanías indígenas directamente del artesano.

11. Frecuenta empresas sociales.

Las empresas sociales son negocios que se enfocan en entrenar gente (por ejemplo, entrenamiento en gastronomía para chicos de la calle) para proveerles un mejor futuro. A veces mantienen una organización benéfica por separado con las ganancias del negocio. Nuestra experiencia es que la calidad de la comida, las artesanías y los servicios es frecuentemente más alta que el promedio.

Empresa social en Perú, la comunidad cooperativa de mujeres de tejido de Ccaccaccollo en el Valle Sagrado
La comunidad cooperativa de mujeres de tejido de Ccaccaccollo en el Valle Sagrado de Perú es una empresa social de artesanías que colabora con la preservación de la cultura.

Si haces algunas preguntas (o lees la literatura de la organización), sabrás qué porcentaje de las ganancias va hacia dónde. La próxima vez que viajes, considera hacer un poquito de investigación para ver si existen empresas sociales trabajando en el lugar que vas a visitar (destinos del Sudeste Asiático como Camboya, Laos y Vietnam están llenos de ellas.)

12. Elige proveedores de tours y hospedajes que estén involucrados en la comunidad.

Los hospedajes de familia, el turismo basado en la comunidad y las visitas comunitarias ofrecen algunas de las mejores oportunidades para involucrarse con la gente local e indígena y poder entender mejor cómo viven. Hazle preguntas a la agencia o a tu guía sobre su relación con la comunidad que esperas visitar. Considera elegir programas en donde los operadores actúan con transparencia con respecto a qué porcentaje de la tarifa va directamente a la familia o comunidad.

Cocina de Bangladesh en un hospedaje de familia en Hatiandha, Bangladesh
Volviéndonos uno de la familia en el hospedaje de familia en Bangladesh.

Consejos de Viaje Para Reducir tu Impacto Ambiental

13. Reduce el uso de plásticos de un solo uso para no dejar rastro de la basura a tu paso.

Mientras más viajamos, más vemos cómo el plástico y otros tipos de desperdicio – botellas de agua, sorbetes, contenedores de comida, utensilios de plástico, etc. – contaminan las fuentes de agua y destruyen el medio ambiente en lugares grandes y chicos.

Mientras siempre me he preocupado sobre el desperdicio que causan las botellas de agua y he llevado mi propia botella reutilizable, no fue hasta un reciente viaje a la isla Koh Ron en Camboya, que me di cuenta de la magnitud total de los desechos plásticos y la contaminación. Cada mañana, cuando la marea se retiraba, pilas de basura – mucho de lo cual era plástico relacionado a la comida y bebida – cubrían la playa. Fue un recordatorio visual de cómo todo lo que usamos y consumimos — cubiertos plásticos, vasos, contenedores de poliestireno extruído, etc. – pueden eventualmente terminar en nuestros océanos y campos, incluso si técnicamente los desechamos en tachos de basura.

Con más y más viajeros cada año, el impacto negativo del desperdicio asociado al viajero está en crecimiento, especialmente en los entornos más remotos y frágiles. Con algunos cambios pequeños podemos colectivamente reducir nuestra huella de desperdicio plástico considerablemente – no solo en el camino, sino también en casa. Aquí hay más ideas sobre productos sustentables de viaje, desde contenedores colapsables hasta barras de shampoo sólido que te ayudan a reducir tu huella de impacto medioambiental.

Aquí hay algunas recomendaciones sobre cómo reducir el desecho plástico mientras viajamos:

  • Lleva tu propia botella reutilizable contigo y llénala con agua purificada y/o filtrada con luz ultravioleta (UV). Más y más hoteles y restaurantes tienen jarras de agua filtrada que se pueden rellenar gratis o a muy bajo costo. Nosotros llevamos una Botella Camelbak BPA como nuestra botella de agua estándar. Si vas a ir a áreas más remotas, considera utilizar algo como la Steripen para matar todas las bacterias tú mismo (nota: esto no se deshace del gusto feo, así que tal vez necesites comprar algunas sales para rehidratar o polvo de limonada para mejorar el gusto).
  • Lleva tus propios palillos chinos y cubiertos. . Sí, puede que te sientas un poco extraño llevando tus propios cubiertos a un puesto de comida callejera. Pero, cuando uno hace la sumatoria de la cantidad de tenedores, cucharas, cuchillos y palillos chinos plásticos que se usan cuando comes afuera, es un argumento convincente. Esto es algo sobre lo que estamos intentando mejorar en recordar y aplicar activamente durante nuestros viajes (y en casa). Aquí hay algunas opciones de utensilios de viaje para que empieces..
  • Dí no a los sorbetes plásticos o lleva los tuyos . Esto necesita un poco de previsión, pero hacerle saber a un mesero que no necesitas una pajilla en tu cocktail, cerveza (en varios países de Asia piensan que las mujeres prefieren beber cerveza con una pajilla), jugo o licuado, va a reducir considerablemente la cantidad de sorbetes que se utilizan y descartan. Recientemente nosotros compramos sorbetes de bambú como una alternativa y estamos ansiosos de probarlos en nuestro próximo viaje.
  • Lleva tu propia taza de café o té reutilizable . Debo admitir que el café para llevar es mi debilidad pero soy consciente del desperdicio que conlleva este hábito. Empaca una taza de café reutilizable con tapa para que puedas tener tu dosis de cafeína y llevarla contigo en tu caminata, viaje en bus o cualquier actividad que estés haciendo. Algunos cafés incluso ofrecen un descuento si llevas tu propia taza contigo. Aquí tienes un indicio de algunas de las mejores tazas reutilizables que existen. .
  • Ten una bolsa de tela en tu bolsillo o cartera . Esto reduce enormemente la necesidad de bolsas de plástico para compras en tiendas de comestibles u otros negocios, y te permite acarrear muchas cosas ya que la tela es más fuerte que el plástico. Sin mencionar, que te ves más elegante caminando por la ciudad con una divertida bolsa de tela en comparación con una bolsa de plástico. Para los amantes de la comida ahí afuera, fíjense las bolsas de tela con temática de comida en oferta por nuestra amiga Jodi, de Legal Nomads.
  • Reutiliza bolsas Ziploc y otras bolsas plásticas para empaquetar, si es que necesitas usarlas. Enfrentémoslo, a veces tener bolsas de plástico es útil para empaquetar ya que funciona como un tipo de contenedor a prueba de agua para ropa y otros ítems en caso de lluvia. Esto es particularmente cierto cuando te encuentras haciendo muchas actividades al aire libre o caminatas. Intenta reemplazar una bolsa Ziploc u otras bolsas plásticas por bolsas secas de distintos tamaños ya que duran más y son más fuertes. Pero por lo menos guarda y reutiliza una y otra vez tus bolsas plásticas para empaquetar.

14. Respeta los límites de los animales.

Si te piden que mantengas la distancia de los animales, o que no los toques, respeta el pedido. La atención indeseada puede causarles estrés y ansiedad a los animales, en ocasiones resultando en comportamiento alterado o peor, el abandono de su nidos y cría.

Baile de los Albatros – Islas Galápagos
Mantén la distancia para no molestar la danza de cortejo de los albatros en las Islas Galápagos.

Cuando estuvimos en las Islas Galápagos, vimos a viajeros intencionalmente salir del camino marcado por tener la mentalidad de “¡puedo hacer lo que quiera porque pagué por esto!”. Felicitaciones a nuestro guía que no tenía tolerancia para esto y continuamente los guiaba cual ganado de vuelta al camino y los educaba sobre el potencial daño que causaban sus acciones.

Además de esto, evita actividades como andar en elefante, sacarte fotos con tigres, nadar con delfines en piscinas y cualquier otro encuentro con la vida salvaje en donde los animales son mantenidos en cautiverio sólo como atracción turística. Para más información sobre el detrás de escena sobre estas atracciones turísticas de la vida salvaje, lee este esclarecedor artículo dela oscura verdad sobre el turismo silvestre del National Geographic.

15. Elige tours y actividades que se enfoquen en la conservación.

Puede sonar ilógico pensar que el turismo y los tours pueden realmente ayudar a conservar y preservar la vida silvestre y la naturaleza. Pero lo hemos visto en acción con algunos resultados notables.

Viajar por Madagascar, contemplación del lémur de cola anillada
La población del lémur de cola anillada se ha incrementado en el Parque Comunitario Anya, a través del turismo.

Por ejemplo, nuestra reciente excursión con G Adventures en Madagascar era parte de su colección Jane Goodall, enfocada en conservación y vida salvaje. Entonces, como parte de nuestro viaje, no sólo visitamos parques nacionales, sino también parques comunitarios que eran dirigidos por aldeas locales que replantaban bosques para atraer de vuelta a los lémures y a otras formas de vida silvestre. En la comunidad Anja, fueron capaces de incrementar la población de los lémures de 20 a 400 en menos de veinte años.

16. Recompensa a hoteles y establecimientos amigables con el medio ambiente.

Considera darles preferencia a negocios que reciclen, se aprovisionen y produzcan en forma local y que se comprometan con el desarrollo sustentable. En estos días, esto significa más que no lavar las sábanas y las toallas cada día.

Presta atención a cómo el establecimiento invierte y trata a sus empleados locales. Haz un trabajo de investigación para asegurarte de que el establecimiento es auténtico (por ejemplo, busca certificaciones de turismo sustentable de gran reputación) y recuerda que las acciones hablan más fuerte que las palabras.

17. Cuando se trate de basura, da un buen ejemplo.

No tires tu propia basura solamente. En ocasiones, considera levantar basura que se encuentre dispersa en áreas que de otra manera estarían limpias, especialmente si hay alguien alrededor que pueda ver tu buena acción. Puedes pensar “bueno, esta no es mi responsabilidad ni es este mi país,” pero hemos notado que las personas locales toman nota sobre lo que hacen los turistas. Tu acto puede llegar a dar comienzo a una conversación sobre la basura y el medio ambiente.

Nuestra experiencia: Cuando levantamos botellas de plástico en una playa en la Bahía de Bengala en el sur de Bangladesh, varios turistas bangladesíes tomaron nota y empezaron a ayudarnos, avergonzados por lo que otros habían hecho.

18. No tomes aquello que no deberías. No les compres a otros que lo hacen.

.

Visita lugares para apreciar sus recursos naturales y su cultura, pero ten cuidado con lo que te llevas a casa. Algunos gobiernos mantienen estrictas regulaciones sobre qué artefactos culturales y naturales los visitantes pueden coleccionar o comprar y sacar del país. Respeta estas reglas y no le compres a personas que no obedecen esta ley (por ejemplo, ventas de elementos protegidos como caparazones, pieles, antigüedades, etc.)

19. Utiliza el transporte público.

El transporte público no es sólo una forma de transportarse, es una experiencia en sí misma. Entendemos que el transporte público en una nueva ciudad en donde no hablas el idioma puede parecer total y absolutamente aterrador, pero no podemos recomendarlo lo suficiente que lo intentes. No sólo es el transporte público una forma totalmente ecológica de transportarse, sino que además interactuarás y conocerás a la gente local y podrás observar cómo se desenvuelve la “vida real” lejos de los sitios y negocios turísticos.

Colectivo (bus) de Buenos Aires - Argentina
Aprovechando el colectivo (bus) en Buenos Aires.

20. Camina tanto como puedas. O renta una bicicleta.

Caminar y andar en bicicleta no sólo son opciones amigables con el medioambiente, sino que también ofrecen una relación más cercana e involucrada con las personas y los lugares a tu alrededor. Algunas de nuestras experiencias más memorables sucedieron mientras estábamos caminando o andando en bicicleta, porque pudimos conocer personas y ver cosas que de otra manera nos hubiésemos perdido si hubiéramos pasado volando en auto o bus.


Y para el giro final: Lo anterior no sólo aplica cuando viajas. Todos podemos ser buenos y responsables viajeros globales, aún en casa.

De ninguna manera es esta una lista exhaustiva, sino el principio de una conversación. ¿Qué otros consejos o acciones sobre turismo responsable añadirías para ser un buen viajero global?

About Audrey Scott
Audrey Scott is a writer, storyteller, speaker and tourism development consultant. She aims to help turn people's fears into curiosity and connection. She harbors an obsession for artichokes and can bake a devastating pan of brownies. You can keep up with her adventures on Twitter, Facebook, and Instagram. And you can learn more about her on the About Page and on LinkedIn.